Los peligros de las antenas y de las líneas eléctricas

RENACE (Red Nacional de Acción Ecologista www.renace.net)

Fuente: www.adital.org.br

Los medios de comunicación se han hecho eco de las discusiones habidas, especialmente en centros educativos, sobre los riesgos de electro polución al tener en las proximidades antenas de telefonía móvil. Las autoridades ambientales se limitan a indicar que estas radiaciones no superan los limites legales establecidos.
Las autoridades locales clausuran las antenas por incumplimiento de normas urbanísticas. La duda persiste de si estas radiaciones son, o no, la causa de los problemas de salud que se les achacan.

Las líneas eléctricas generan campos electromagnéticos.

En este mismo sentido, ya hay varias sentencias judiciales que aceptan la existencia de riesgos hacia la salud.
La civilización actual es generadora de una amplia gama de campos electromagnéticos, que van desde los de alta frecuencia como antenas de radio y televisión, radar, microondas, telefonía celular, hasta los de muy baja frecuencia como las líneas de alta tensión, pantallas de ordenadores, redes eléctricas, etc.
Gran parte de las actividades de muchas personas suelen desarrollarse en ámbitos donde los electrodomésticos y los aparatos eléctricos abundan, permaneciendo gran parte del día bajo la influencia de innumerables campos de radiación de este tipo. Ocurre, entonces, que la sociedad vive rodeada de campos magnéticos. Durante los últimos treinta años la densidad electromagnética del ambiente se ha multiplicado generando un nuevo tipo de polución, intangible e inmaterial, denominada “contaminación electromagnética”. La acumulación de estas emisiones genera un fenómeno que se ha dado en llamar “electrosmog”.
Algunos investigadores afirman que por arriba de un determinado umbral y por efecto acumulativo, las radiaciones pueden desencadenar enfermedades auto inmunes, alergias, fatiga crónica, anemias, trastornos del sistema nervioso y hasta distintos tipos de cáncer.
Hemos de aceptar que el público no especializado sabe aun muy poco de estos temas y que no asumimos como riesgo acciones tan habituales como llamar por teléfono, trabajar delante de una pantalla de ordenador o ver la televisión.
La electro polución es una “asignatura pendiente ” y una “nueva frontera” en la elevación de los estándares de calidad ambiental y de nivel de vida de los ciudadanos.
Los campos electromagnéticos son producidos por ondas de frecuencias muy bajas, 50 a 60 hertzios, y se producen en todos los aparatos y conducciones eléctricas. Desde hace mas de 25 años se ha relacionado a estas ondas con la leucemia infantil.
Los riegos hacia la salud que se supone afectados por la electropolución se concentran en cáncer de cerebro, leucemia, cáncer de mama, cáncer de testículos y patologías neurológicas.
Los posibles efectos que aportan contaminación son aun poco valorados por los ciudadanos, en general porque son temas sutiles, con los que hemos estado habituados a vivir, sin saber nunca si ellos son o no causa de algunos de nuestros males.
Cuando las radiaciones son intensas, como las utilizadas en la medicina, centrales nucleares, radiografía, etc., al ser colectivos concretos, la normativa ha evolucionado, se aplica y consigue un control adecuado de esos profesionales; pero cuando sus efectos son más dispersos es cuando nos encontramos con grandes

La exposición a campos magnéticos es constante en nuestras actividades.

Vacíos en la protección ambiental

Muchos son los estudios de tipo científico que se han hecho, y se continúan haciendo, para aumentar nuestro conocimientos sobre estos fenómenos, en diversas poblaciones, en diversos ambientes y para diversas fuentes de radiación. Aunque en algunos de estos estudios se han detectado aumentos en el riego de cáncer, son resultados estadísticamente poco consistentes, y muy afectados por otras variables. Técnicamente hablando, es difícil y arriesgado achacar a la electro polución estos riesgos. Nos es difícil apreciar los niveles de riesgo en la “electro polución”. Su conocimiento precisa de expertos muy especializados y sus efectos afectan de forma diferenciada a niños, mujeres embarazadas, ancianos o personas adultas. La intensidad de los campos electromagnéticos, el tiempo de permanencia en su campo de influencia, la extensión de este área, son parámetros variables que hacen mucho más difícil, definir parámetros sencillos de riesgo, que son los que el publico en general asimila.
A pesar de que durante las últimas décadas se han realizado numerosos estudios e investigaciones en todo el mundo, los efectos provocados por las radiaciones no ionizantes se encuentran todavía en el campo de la discusión científica, en la que algunos denuncian riesgos y efectos en el ser humano y otros los contradicen, quedando en duda aún cuál es la dimensión real del fenómeno y el verdadero alcance de los efectos de este tipo de radiaciones en el ser humano.
Situaciones como estas hacen que haya colectivos a los que no les importe este riesgo, porque ni lo comprenden ni lo conocen, y otros que se muestran extremadamente interesados por el tema y que, por lo general magnifican los riesgos reales, Es una situación que va cambiando poco

La televisión emite radiaciones en cantidad importante.

Si nos centramos en los riegos hacia la leucemia infantil, existen importantes trabajos científicos. Su conclusión hacia los riegos son variables. Unos concluyen con que los resultados son estadísticamente poco significativos, otros no llegan a asociar la probabilidad de desarrollar la enfermedad con niveles bajos de radiación, pero todos ellos aprecian, para altos niveles de radiación, una correlación entre la exposición y el riesgo. Esta conclusión no es aplicable a bajos niveles de radiación que son a los están sometidos las poblaciones, en general. Según estos estudios solo un 1% de la población, y casi siempre en el ámbito laboral, pueden estar expuesto a estos niveles altos de radiación.
La inquietud de no disponer de resultados definitivos acerca de estos riegos aumenta con las consecuencia de un cierto caos en la normativa sobre estos riegos, y nos encontramos con valoraciones sumamente distintas entre países, lo que hace que los que los estándares sean, para uno los del país y para otros los mas rígidos en vigoren cualquier otro país, llevando a niveles de desorden y alarma difícilmente consensuables. Lo que está claro que la electro polución existe, que esta suficientemente conocida como para evaluar sus riesgos con alto grado de precisión y que estos riesgos, posiblemente en un grado muy bajo, existen y pueden llegar a tener consecuencias en la salud y en el medio ambiente.

Legislar y controlar son base del futuro.

En ocasiones nos decimos que cada vez somos más propensos a ciertas enfermedades, que antes no nos salían tantas manchas en el cuerpo, que nos acatarrábamos menos, que la raza era mas “fuerte”. En realidad nuestro progreso lleva alrededor un sinfín de cambios, pequeños en muchos casos, pero que la naturaleza percibe y que nos afectan en mayor o menor grado. Perfeccionar el conocimiento de todos estos fenómenos, establecer la legislación adecuada y lógica para evitar estos riegos, exigir su cumplimiento y tomar las medidas de protección necesarias son las vías de actuación frente a estos nuevos peligros.
Está claro que una línea de alta tensión emite campos electromagnéticos perjudiciales para la salud. El alejamiento de estas líneas de viviendas o actividades permanentes es lógico. El legislar sobre ello, y el verificar nuestras normas es una obligación social. Cuanto, cuando y como es lo que hay que precisar, y todo ello dentro de un nivel de prudencia y seguridad que anteponga la salud a las limitaciones técnicas de las instalaciones. Este punto es también conflictivo ya que la seguridad plena es muy difícil de determinar, y establecer limites excesivos no aporta mas seguridad, solo mas problemas y más costos.
Si analizamos fríamente los niveles de potencia emitidos tanto por los sistemas irradiantes, habitualmente ubicados por lo general a distancias respetables de los lugares de permanencia de la población y por otra parte a los teléfonos móviles con sus antenas incorporadas pero a pocos centímetros del cuerpo humano, todos éstos emiten con potencias mucho más bajas, en casi dos ordenes de magnitud, que por ejemplo las transmisoras de FM y las emisoras radiales convencionales.
Como ejemplo, algunos valores promedio, medidos a una distancia de 10 a 15 metros de una celda de 800 MHz, van de 0,001 a 0,005 mW/cm2. Si estos valores se comparan con los límites de exposición poblacional, supuesta una frecuencia de 2.000 MHz, a esa frecuencia de 0,4 mW/cm2, fijados por las normas actualmente

Aún hay grandes lagunas en la investigación de las radiaciones vigentes en nuestro país, observaremos que la exposición a la población debida a las emisiones de sistemas celulares es realmente muy baja.

Hoy por hoy, en relación a los riegos de leucemia, linfomas, cáncer de cerebro y cáncer de mama, motivados por las antenas de telefonía, parabólicas y similares, no ha sido comprobada. Todos estos estudios no llegan a conclusiones definitivas, en especial por la dificultad metodológica en su ejecución, pero evidencian de forma indirecta la posibilidad de riesgos en la telefonía móvil, antenas e instalaciones similares.

El legislador, que no entiende nada de electromagnetismo, debe apoyar su decisión en labores técnicas y de investigación y es en este mundo donde debe haber el suficiente juicio y conocimiento para llegar a los puntos razonables. Esta función no es nada fácil ya que sino no ocurriría que ciertos países aceptan limites de contaminación electromagnética diez veces superior a otros, miles en algunos casos, sin incluir en este comentario a la infinidad del área mundial donde este problema “no existe”. No debe extrañarnos esto ya que en España este riego se empieza a considerar ahora, a pesar de que hay conocimientos suficientes de el desde hace dos décadas.
Hay riesgo potencial para la salud humana en la electro polución y la legislación actual podemos catalogarla como de “tentativa y provisional”, en espera de un mayor conocimiento científico de estos temas.
La sensibilización del ciudadano y de las organizaciones cívicas, son el cauce para hacer ver, cada vez con mas conocimiento y objetividad, la necesidad de disponer de unas normas de actuación claras y sencillas para actuar en esta “nueva frontera” de la contaminación ambiental.

MAS DE 300 VECINOS DICEN “NO” A ANTENA DE TELEFONÍA CELULAR.

El Municipio de esta hermosa localidad serrana pretende instalar una antena de telefonía celular de Claro (ex-CTI) en la torre del Centro de Convenciones, sede de la Fiesta Nacional de la Cerveza.

Durante un encuentro sobre los efectos nocivos de las antenas, expertos de Buenos Aires, Bahía Blanca y Córdoba consideraron que la antena “no debería ser instalada en ese lugar”.

Los especialistas sostuvieron que la normativa vigente en Argentina “no protege la salud de las personas sino los intereses económicos de las empresas de telefonía celular”, y que ignora “los efectos sanitarios y ambientales de las bajas dosis de la radiación que emiten las antenas y los teléfonos celulares”. Los expertos coincidieron en señalar que existen “alternativas tecnológicas de menor riesgo para que la telefonía celular pueda seguir utilizándose”.

Córdoba (Argentina), 10 de julio de 2008. Más de 300 personas le dijeron un rotundo “no” a la instalación de una antena de telefonía celular en Villa General Belgrano. Sus voces se hicieron escuchar durante las “Primeras Jornadas sobre Electropolución” que organizaron los Vecinos Autoconvocados de esa hermosa localidad serrana.

El Municipio de Villa General Belgrano pretende instalar una antena en el pintoresco edificio del Centro de Convenciones, donde tienen su epicentro las fiestas Nacionales de la Cerveza, del Chocolate y de la Masa Vienesa, tres acontecimientos que convocan a miles de turistas de todo el país y el extranjero. Curiosamente las jornadas se concretaron en el lugar mismo de la polémica, el Centro de Convenciones de la villa.

Durante el encuentro, dedicado a analizar los efectos nocivos de las antenas y las limitaciones de la legislación que las regula, disertaron el Ing. Néstor Mata, profesor de la Universidad Nacional de Bahía Blanca; el Dr. Mario Capparelli, presidente de la ONG Adecavi; el Dr. Raúl Montenegro, profesor de la Universidad Nacional de Córdoba y premio Nóbel Alternativo 2004, y la Dra. María Belén Aliciardi, Jueza de Faltas de Villa Ascasubi.

Los especialistas coincidieron en señalar que la norma vigente en Argentina sobre exposición a radiación no ionizante, la Resolución 202/1995 del Ministerio de Salud -en base a la cual se instalaron miles de antenas en el país- “no protege la salud de las personas sino los intereses económicos de las empresas” y que esa norma “ignora los efectos sanitarios y ambientales de las bajas dosis de radiación que emiten las antenas y los teléfonos celulares”. Subrayaron que las antenas de radiofrecuencias y microondas “producen efectos térmicos y no térmicos sobre la salud de las personas” pero que la normativa vigente “solo tuvo en cuenta algunos de los efectos térmicos”.

El Dr. Raúl Montenegro sostuvo que la radiación no ionizante emitida por las antenas y teléfonos celulares “se agrega a otros contaminantes energéticos y sustancias químicas presentes en el ambiente y el organismo de las personas” y que este cóctel tóxico “no está considerado en la legislación vigente”. Recordó que un importante número de trabajos científicos “hallaron que las radiofrecuencias y microondas emitidas por las antenas tienen efectos negativos sobre las células y los tejidos, sobre el sistema inmune, sobre el sistema nervioso y sobre la barrera hematoencefálica que protege al cerebro. Hasta se detectaron efectos sobre plantas verdes”. Consideró que “los costos de la mala legislación y los peores controles terminan siendo pagados con la salud de los vecinos, lo que es inaceptable”.

El Dr. Mario Capparelli, presidente de la ONG Adecavi, expresó que “todos los funcionarios que por acción u omisión permitan actos que afecten la salud de los vecinos responderán con sus propios bienes”. Agregó que estos actos “son imprescriptibles” y que los vecinos “tienen las herramientas legales para poder reclamar”. Indicó además que la mayoría de las antenas instaladas en Argentina “violan muchas normas que rigen para la telefonía celular en las distintas provincias y municipios”, y que “de las 22.000 antenas instaladas en nuestro país solamente 2.000 cumplen la normativa vigente”.

El Ing. Néstor Mata indicó que “los máximos legales establecidos en Argentina para la radiación no ionizante están totalmente desactualizados”. Sostuvo que “además de permitir valores excesivamente altos las mediciones se realizan usualmente mal”. Durante la reunión los expertos mostraron cómo en otros países “los valores permitidos son notablemente más bajos que los vigentes en Argentina”.

El Ing. Néstor Mata agregó que existen “alternativas tecnológicas de menor riesgo para que la telefonía celular siga utilizándose. En primer lugar se deben cambiar los actuales transmisores por equipos trans-receptores para telefonía celular, que son de tamaño reducido. Estos deberían ser colocados uno por cuadra conectados a líneas con pérdidas para producir un campo de irradiación bajo en toda la zona de influencia. En segundo lugar, en lugar de torres con antenas debería usarse un cable coaxial construido especialmente para que irradie con bajo nivel de densidad de potencia”. Mata agregó que el costo estimativo de una instalación utilizando este tipo de configuración “es solo del orden de un 20% más cara que la instalación utilizando torres para una misma cobertura”.

La Dra. Belén Aliciardi recordó que “las compañías internacionales de seguros como : Lloyds, Sterling, Swiss, Re y Allianz excluyen en sus contratos los riesgos derivados de las radiaciones electromagnéticas. Si las radiaciones descargadas por las antenas fueran inocuas ¿porqué las excluyen?. Es un dato para pensar”.

Los vecinos de Villa General Belgrano que asistieron a las jornadas lamentaron que autoridades municipales, entre ellas el intendente municipal, Fabian Hoss, y el presidente del Consejo Deliberante, Javier Frascaroli, se retiraran antes de que concluyeran las disertaciones y el debate final. Irónicamente, las Primeras Jornadas de Electropolución habían sido declaradas “de interés municipal”. Al término del encuentro, al que asistieron más de 300 personas, una de las vecinas de Villa General Belgrano pidió la palabra y expresó “después de todo lo que escuchamos hoy ¿qué mas le hace falta a la Municipalidad de Villa General Belgrano para decirle no a la antena que quiere instalarse en el edificio principal de la villa?”. Tras su reflexión se escuchó un estruendoso aplauso y gritos que condenaban la instalación de la antena.

También asistieron a las jornadas vecinos de otros lugares de la provincia de Córdoba, de la ciudad capital, de Santa Rosa, Río Tercero, Villa Ascasubi, Río Cuarto, San Alberto, Berrotarán y Almafuerte.

Las Primeras Jornadas sobre Electropolución fueron organizadas por los Vecinos Autoconvocados de Villa General Belgrano, y avaladas -entre otras instituciones- por Ides Rio Tercero, la Asociación Regional de Jueces, Secretarios y Empleados de la Justicia de Faltas, el departamento de Derecho Ambiental de la Asociación Argentina de Derecho Administrativo (AADA), el Colegio de Abogados de Río Tercero, Ambere (Asesoramiento Jurídico Ambiental), y la ONG Adecavi.

Las jornadas fueron declaradas de interés municipal por el Concejo Deliberante de Villa General Belgrano, de interés provincial por la Legislatura de Córdoba (proyecto del legislador Juan Bruge), y de interés por el Defensor del Pueblo de la Nación, Dr. Eduardo Mondino.

Para mayor información contactar a:

Dra. Maria Belén Aliciardi (coordinadora del encuentro)
Teléfonos: 0351-155437749
E-mail: aliciardimbelen@hotmail.com

Dr. Raúl A. Montenegro
Teléfonos: 03543-422236 y 0351-155 125 637
E-mail: raulmontenegro@flash.com.ar
Skype: raulmontenegro.ar

FUNAM
Fundación para la defensa del ambiente
funam@funam.org.ar
www.funam.org.ar


About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s