Benjamín Solari Parravicini

Benjamín Solari Parravicini, artista plástico nacido en la ciudad de Buenos Aires el 8 de Agosto de 1889.

En el año 1936, en la pasividad de su estudio donde Benjamín dibujaba, comenzó a recibir de una extraña forma, ideas que él esbozaba sobre el papel y que atribuía a la espontaneidad de la creación artística.

Pero la sorpresa llegaría al comprobar que las ideas que había bosquejado eran proféticas, ya que al paso del tiempo se cumplían inexorablemente. Una fuerza desconocida, imperiosa, se apoderaba de él y escribía frases de su puño y letra, las que a veces, ni él mismo podía comprender. También realizaba dibujos en trazos gruesos, una especie de profecías dibujadas, actualmente conocidas como “psicografías”. Su familia no entendía aquello que, sin buscarlo, había comenzado a sucederle. Lo cierto es que Benjamín agarraba un lápiz y su mano escribía, como si alguien, se lo estuviera dictando.

Benjamín, o “Pelón” como le decía su familia, era protagonista de extrañas situaciones, como por ejemplo “adivinar” la ubicación de cosas o personas desaparecidas, pero fue en la década del ’30 cuando comenzó a mostrar su extraordinaria capacidad. Una noche de 1938 despertó tembloroso, percibiendo un fuerte aroma a mar y algas en su habitación, al tiempo que oía una delicada voz femenina. Comenzó a escribir lo que esa voz le decía: que se estaba separando de la vida, que veía imágenes hermosas, y que “las algas le envolvían las manos como joyas muertas”. Por fin, la mujer se identificó, y Pelón escribió un nombre, un lugar y una fecha: “Alfonsina Storni, Mar del Plata, Octubre de 1938”. En ese mismo momento, la maravillosa poetisa argentina se suicidaba a casi 450 Km de allí internándose en el mar.

Pero su más increíble faceta, ya se había manifestado desde 1932. Sus manos, sin ningún control de su parte, dibujaban y escribían cosas que con los años llegarían a tener un sentido desconocido para él: había empezado a recibir sus primeras psicografías. Al principio descartó estas premoniciones y tiró muchos de los dibujos que, lamentablemente, hoy están perdidos.

El período de mayor actividad fue entre 1936 y 1940; esta facultad lo acompañó por toda la vida. En una oportunidad le preguntaron en qué forma recibía los mensajes, y contestó que escuchaba en su oído una voz que le hablaba, y le revelaba hechos que habrían de ocurrir muchos años después.

Realizó más de 700 psicografías compuestas por un dibujo acompañado de un pequeño mensaje a modo de explicación, y la mayoría de ellas se destacan por su gran exactitud, profecías que abarcan absolutamente todos los ámbitos de la actividad humana: acontecimientos políticos, sociales, culturales, espirituales, metafísicos, científicos, tecnológicos, y que fueron anticipados por este notable vidente, injustamente olvidado en su propio país y poco o nada conocido en el resto del mundo.

Murió en 1974, legando al mundo no solo sus visiones, sino dejando un ejemplo de vida.

Documental emitido en el canal Infinito sobre Solari Parravicini.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s