Otros monstruos del lago Ness

“Es bien sabido que existen monstruos en el Lago Ness. Sus rasgos más característicos son su dificultad para verlos y atraparlos, pero hay registros de observaciones que datan de hace cientos de años […] Se ha sugerido de tanto en tanto que, al no haber capturas, se deduce que no existen…Pero esto es tanto irresponsable como ilógico”

Así comienza un curioso artículo aparecido en una prestigiosa revista científica de 1972. En él se calcula el número de individuos-monstruo del Lago Ness y su tamaño medio. Todo ello con un elegante desarrollo científico. El estudio surgió como una broma. R. W. Sheldon y S. R. Kerr trabajaban en el Instituto Bedford de Oceanografía en Canadá. Una compañera les propuso que utilizasen sus conocimientos para enfrentarse a un problema poco común: determinar cuántos “Nessies” había en el famoso lago.

Aceptaron el retoy comenzaron por lo que sabían. En los sistema ecológicos estables, la biomasa es constante en todos los grupos de tamaño. Por ejemplo, la cantidad de peces puede cambiar, unos pueden nacer y otros morir, pero el peso total que tendrán será siempre la misma. Si se conoce el peso total de un tipo de organismo, se puede saber el de los demás.

El Lago Ness, en la actualidad

Los cálculos arrojaron entre 3,135 y 15,675 kg.de monstruos. Pero, ¿qué tamaño tienen los monstruos? No tenían datos fiables y los relatos de encuentros variaban mucho entre ellos. Concluyeron que un animal de menos de 100 kg. no podría considerarse monstruoso, así que tomaron ese valor como el mínimo. Como resultado, habría entre 1 y 156 individuos.

Decidieron afinar más. Estaba claro que no podía existir un sólo monstruo, pues se habría extinguido hace tiempo, ni tampoco 156 porque, de ser así, alguno habría sido capturado. Sabían, además, que nunca se habían hallado cadáveres, por lo que la tasa de mortalidad debía ser baja. Y, además, tenía que haber juveniles, ya que el tamaño difería bastante entre distintos testigos. Por tanto, la hipótesis estimaban que serían pocos, algunos jóvenes pero la mayoría adultos, de un tamaño acorde a lo que contaban los testigos. En buena lógica, un “monstruo” tenía que encontrarse en lo más alto de la red trófica como un depredador que se alimentase de peces. Si los cálculos funcionaban, sólo había un resultado posible.

La población de “Nessies” tendría, por tanto, entre 10 y 20 individuos de 1,500 kg. de peso medio y ocho metro de altura, confirmando los reportes sobre los avistamientos.

Todo esto no fue más que una forma creativa de utilizar la ciencia y divertirse al mismo tiempo. Otros autores siguieron su ejemplo, proponiendo métodos alternativos para calcular el número de individuos. La broma gustó hasta tal punto de que empezaron a darse explicaciones para otros “monstruos” en otros lagos y para otros seres desconocidos por la ciencia como los dragones.

Sin embargo, no todo el mundo lo entendió así. Algunos científicos, de manera muy airada, escribieron a la revista protestando por el artículo, generando un debate sobre lo que la ciencia podía hacer o no. Una de ellas fue publicada y concedió a Sheldon y Kerr la posibilidad de contestar. Ambos se defendieron argumentando que la ciencia también puede ser divertida, que todo había sido un juego y que no pretendían ofender a nadie. Y que su siguiente proyecto era determinar la población de Yetis del Himalaya…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s