Físicos rusos acusan a Estados Unidos de provocar la ola de calor que arrasa el país

Fuente: www.periodistadigital.com

Varios científicos de Moscú aseguran que Washington está modificando el clima por medios ocultos

Rusia también cuenta con un programa similar para producir efectos meteorológicos

Ya van 52 muertos por los incendios y según el Departamento de Sanidad de Moscú la mortalidad se ha duplicado por las altas temperaturas que superan los 40 grados y que no se producían desde hace 130 años


El origen de la ola de calor que azota Rusia estaría en Alaska, en un recinto fuertemente custodiado por la Marina y las Fuerzas Aéreas estadounidenses donde se alinean hileras de antenas.

Como si de un nuevo capítulo de la Guerra Fría se tratara, Rusia no ha tardado en responsabilizar a EE UU de utilizar un arma secreta para manipular el clima y desestabilizar al país.

Ya van 52 muertos por los incendios y según el Departamento de Sanidad de Moscú la mortalidad se ha duplicado por las altas temperaturas que superan los 40 grados y que no se producían desde hace 130 años.

A pesar de las acusaciones, Rusia también cuenta con un programa similar al de EE UU desde 1981.

A las inusitadas temperaturas al alza que superan los 40 grados, los incendios que han arrasado unas 174.000 hectáreas y las 52 víctimas mortales hay que unir ahora el ambiente caldeado por las acusaciones de varios científicos rusos que afirman que este fenómeno podría estar causado por la experimentación de un arma climática creada por Estados Unidos.

Gueorgui Vasíliev, físico de la Universidad Lomonósv de Moscú, iba más allá en sus declaraciones a un diario ruso y achacaba al programa HAA RP del ministerio de Defensa de EE UU la causa de todos los cataclismos que han ocurrido en el mundo desde 1997.

Según las acusaciones, el programa en cuestión lejos de ser un proyecto científico para estudiar el funcionamiento de la atmósfera y los efectos del cambio climático -como lo define el departamento de Defensa de EE UU- sería un potente calentador ionosférico que modificaría la electricidad que f lota sobre la atmósfera, causando efectos sobre el clima que podrían dirigirse hacia una parte concreta del mundo.

De esta forma, HAA RP sería una potente arma geofísica que, de ser ciertas las acusaciones, habría contribuido a duplicar la mortalidad- como anunciaba ayer el jefe del departamento de Sanidad de Moscú, Andréi Seltsovski-, en los dos meses de altas temperaturas que lleva sufriendo el país.

El oscurantismo siempre ha acompañado al proyecto, custodiado por las Fuerzas Áreas y la Marina de EEUU y oculto a los investigadores científicos, pero la base de antenas del Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia (HAA RP), situada en Alaska, no es única.

La propia Rusia también cuenta con una base similar inscrita bajo el nombre de SURA y su origen data de los últimos coletazos de la URSS, creándose en 1981, en plena Guerra Fría, aunque algunos físicos creen que se quedó desfasado tras el desmoronamiento del bloque comunista.

EE UU no pensó lo mismo en 2005, cuando acusó a militares rusos de utilizar la tecnología meteorológica para provocar el huracán Katrina, que arrasó Nueva Orleans.

La capacidad de manipular el clima para provocar desastres naturales, inundaciones o sequías ha preocupado mucho por sus efectos devastadores.

Ya en 1995, la UE advertía de que el HAA RP era una amenaza militar emergente para el medio ambiente y pedía un consejo mundial para presionar a Rusia y EE UU para que acabaran con este tipo de armas.

A tenor de los últimos acontecimientos entre las dos potencias, con intercambio de espías incluido y acusaciones de armas secretas, parece que nos encontramos ante una nueva fase de la Guerra Fría en pleno siglo XXI.

Al menos es lo que se desprende de las acusaciones rusas, que llegan en un momento en que las críticas se dirigen hacia el presidente, Vladímir Putin, por su deficiente gestión de los incendios.

La militarización de la ayuda de emergencia a Haití: ¿Operación humanitaria o invasión?

Michel Chossudovsky
Global Research
Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández
19/01/10

· Haití tiene una larga historia de intervenciones y ocupaciones militares estadounidenses que data de principios del siglo XX. El intervencionismo estadounidense ha contribuido a la destrucción de la economía nacional de Haití y al empobrecimiento de su población.

· Se ha presentado el devastador terremoto ante la opinión pública mundial como la única causa de la espantosa situación del país.

· Un país ha quedado destruido, toda su infraestructura desaparecida, precipitando a su pueblo a un abismo de pobreza y desesperación.

· Se ha intentado borrar la historia de Haití y su pasado colonial.

· El ejército de EEUU ha venido al rescate de una empobrecida nación. ¿Cuál es su mandato?

· ¿Es una operación humanitaria o una invasión?

Los principales actores de la “operación humanitaria” de EEUU son el Departamento de Estado, el Departamento de Defensa y la Agencia de EEUU para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés). (Véanse Discursos de USAID. On-The-Record Briefing on the Situation in Haiti , 13 de enero de 2010). A la USAID se le ha encomendado también canalizar la ayuda alimentaria hacia Haití que distribuye el Programa Alimentario Mundial. (Véase el comunicado de prensa de USAID: USAID to Provide Emergency Food Aid for Haiti Earthquake Victims, 13 de enero de 2010).

Sin embargo, el componente militar de la misión estadounidense tiende a eclipsar las funciones civiles de rescatar a una población desesperada y empobrecida. No son las agencias gubernamentales civiles, como FEMA o USAID quienes están dirigiendo a operación humanitaria global, sino el Pentágono. Y la decisión de llevarla a cabo ha recaído en el Comando Sur de EEUU (SOUTHCOM, por sus siglas en inglés).

Se está contemplando un despliegue masivo de personal militar. El Presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor, el Almirante Mike Mullen, ha confirmado que EEUU enviará de nueve a diez mil soldados a Haití, incluyendo 2.000 marines (American Forces Press Service, 14 enero 2010).

El portaaviones USS Carl Vinson y sus buques de apoyo han llegado ya a Puerto Príncipe (15 enero 2010). La Unidad Anfibia de la Marina, con 2.000 efectivos, así como los soldados de la 82 División Aerotransportada del Ejército de EEUU “están entrenados en una amplia variedad de misiones, entre las que se incluyen las de seguridad y control de disturbios, además de tareas humanitarias”.

A diferencia de los equipos de rescate y ayuda enviados por varios equipos y organizaciones civiles, el mandato humanitario del ejército de EEUU no está claramente definido.

“En definitiva, los marines son ante todo guerreros, y eso es lo que el mundo sabe de ellos… [pero] somos igualmente compasivos cuando tenemos que serlo, y ese es un papel que nos gustaría desempeñar: el de guerreros compasivos que llegan con la mano extendida para ayudar a quien lo necesite. Estamos entusiasmados con esta misión”. (Portavoz de los marines, comunicado de prensa de las fuerzas armadas: “Marines Embark on Haiti Response Misión”, 14 de enero de 2010).

Mientras los presidentes Obama y Préval hablan por teléfono, no se ofreció información alguna en cuanto a que los dos gobierno s estuvieran negociando la entrada y despliegue de tropas estadounidenses sobre suelo haitiano. Washington adoptó e impuso unilateralmente las decisiones. La ausencia total de un gobierno en funciones en Haití se utilizó para legitimar, a partir de motivos humanitarios, el envío de una poderosa fuerza militar, que ha asumido de facto diversas funciones gubernamentales.

Cuadro 1

Unidades militares estadounidenses que se enviarán a Haití (según pronunciamientos oficiales)

El buque de asalto anfibio USS Bataan (LHD 5) y los barcos de desembarco muelles anfibios USS Fort McHenry (LSD 43) y USS Carter Hall (LSD 50).

Una Unidad Anfibia de la Marina con 2000 soldados de la 22ª Unidad Expedicionaria de la Marina , y soldados de la 82 División Aerotransportada del Ejército de EEUU. Se esperaba que llegaran a Haití el 15 de enero 900 soldados.

El portaaviones USS Carl Vinson y sus buques de apoyo (llegaron a Puerto Príncipe el 15 de enero de 2010): USS Carl Vinson CVN 70.

El buque hospital USNS Comfort.

Varios navíos y helicópteros de los Guardacostas de EEUU.

USS Carl Vinson

Los tres buques anfibios se unirán al portaaviones USS Carl Vinson, al crucero de misiles USS Normandy y a la fragata de misiles guiados USS Underwood.

USS Normandy

Papel protagonista del Comando Sur de EEUU

El Comando Sur de EEUU (SOUTHCOM), que tiene su base en Miami es la “agencia principal” en Haiti. Su mandato como mando militar regional es el de llevar a cabo tareas de guerra moderna. La misión que tiene asignada en Latinoamérica y en el Caribe es la de “dirigir operaciones militares y promover la cooperación en el terreno de la seguridad para conseguir los objetivos estratégicos de EEUU”. (“Our Misión – U.S. Southern Command” (USSCOUTHCOM). Los oficiales al mando están entrenados para supervisar los escenarios de las operaciones, las labores de policía militar así como de “contrainsurgencia” en Latinoamérica y en el Caribe, incluyendo el reciente establecimiento de nuevas bases militares de EEUU en Colombia, muy próximas a la frontera venezolana.

El General Douglas Fraser, comandante del Comando Sur de EEUU ha definido la operación de emergencia de Haití como una operación de [Co] mando, Control y Comunicaciones (C3). El Comando Sur de EEUU tiene que supervisar el despliegue masivo de todo el conglomerado bélico, incluidos varios buques de guerra, un portaaviones, divisiones de combate aerotransportadas, etc.:

“Por tanto, tenemos que desarrollar allí tareas de [co]mando, control y comunicaciones para que podamos conseguir entender mejor lo que está ocurriendo. Como los cuarteles de la MINUSHTAH (siglas en inglés de la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Haití), están parcialmente destruidos y han perdido gran parte de sus comunicaciones, tenemos también que ocuparnos de recuperar esas comunicaciones .

Estamos enviando equipos de valoración conjuntamente con USAID, apoyando sus esfuerzos, poniendo todo lo que esté de nuestra parte.

Estamos enviando allí a varios de los buques que teníamos en la región –son buques pequeños, guardacostas, destructores- para proporcionar toda la asistencia inmediata que podamos sobre el terreno.

Tenemos también un portaaviones de la Marina de EEUU, el USS Carl Vinson, navegando en esa dirección. Se encontraba en el mar de Norfolk, por eso le va a llevar un par de días llegar allí. Sólo necesitamos reabastecerlo y darle las provisiones que necesita para apoyar el esfuerzo de cara a Haití. Y después estamos contactando con las agencias internacionales para averiguar cómo podemos apoyar sus esfuerzos así como desplegar los nuestros.

También enviaremos un buque anfibio dotado de una gran cubierta, con una Unidad Expedicionaria de la Marina embarcada en él, que en un par de días estará detrás del USS Vinson.
Y eso nos da un amplio margen de capacidad para desplazar y aumentar los suministros para poder apoyar también los esfuerzos allí.

Sea cual sea el balance, no tenemos aún una valoración clara de cómo está la situación sobre el terreno, de cuáles son las necesidades en Puerto Príncipe, de cuál es el alcance de la situación.

Tenemos también, finalmente, un equipo que se dirige al aeropuerto. Mi comandante adjunto resulta que estaba en Haití cuando se produjo el terremoto, en una visita previamente fijada y ha estado en el aeropuerto. Dice que las pistas están operativas pero que la torre de control no tiene capacidad de comunicación. La terminal de pasajeros tiene daños estructurales, por eso no sabemos cómo está exactamente la situación.

Así que tenemos un grupo que va para allá para asegurar que podemos conseguir y asegurar el aeródromo y operar desde él, porque ese es uno de los lugares desde donde vamos a tener que hacer gran parte de los esfuerzos inmediatos a nivel internacional.

Y luego vamos a llevar a cabo todas las valoraciones que se consideren oportunas a medida que avancemos en los esfuerzos y en el trabajo.

También nos estamos coordinando sobre el terreno con la MINUSTAH, con la gente que está allí. El comandante de la MINUSTAH estaba en Miami cuando sobrevino esta situación, por eso justo ahora está regresando y en cualquier momento estará en Puerto Príncipe. Eso nos ayudará también a coordinar nuestros esfuerzos allí, porque es obvio que Naciones Unidas ha sufrido pérdidas importantes con el colapso al menos parcial de su sede.

Así que esos son los esfuerzos iniciales que tenemos en marcha. Y cuando hayamos hecho la valoración precisa, haremos los ajustes que sean necesarios.

El Secretario de Defensa, el Presidente, todos han dispuesto que este es un esfuerzo importante y estamos reuniendo todos los recursos del Departamento de Defensa para apoyar est e esfuerzo”. (Defense.gov News Transcript: DOD News Briefing with Gen. Fraser from the Pentagon , 13 de enero de 2010).

Un informe de la Fundación Heritage resume el contenido de la misión de Estados Unidos en Haití: “ Para EEUU, el terremoto tiene implicaciones tanto humanitarias como de seguridad nacional, lo que requiere una respuesta rápida que no sólo tiene que ser audaz sino también decisiva, movilizando las capacidades civiles, del ejército y del gobierno tanto para el rescate a corto plazo y los esfuerzos de socorrer a las víctimas como para un programa de recuperación y reformas a largo plazo en Haití”. (James M. Roberts and Ray Walter: “American Leadership Necessary to Assist Haiti After Devastating Earthquake”, Fundación Heritage, 14 de enero de 2010).

Al principio, la misión militar se ocupará de la ayuda de emergencia, así como de actividades de policía y seguridad pública.

La Fuerza Aérea de EEUU controla el aeropuerto

La Fuerza Aérea de EEUU ha asumido las funciones de control del tráfico aéreo así como la gestión del aeropuerto de Puerto Príncipe. Es decir, el ejército estadounidense regula el flujo de la ayuda y suministros de emergencia que llegan al país en aviones civiles. La Fuerza Aérea de EEUU no trabaja bajo las órdenes o instrucciones de los funcionarios del aeropuerto de Haití. Esos funcionarios han sido desplazados. El aeropuerto está controlado por el ejército estadounidense (Entrevista con el Embajador haitiano ante EEUU R. Joseph, PBS News, 15 de enero de 2010).

El equipo de las Fuerzas Armadas está trabajando con los controladores de combate del Departamento de Defensa para mejorar el flujo del tráfico aéreo que entra y sale del aeropuerto. La Fuerza Aérea de EEUU volvió a abrir el aeropuerto el 14 de enero, y el 15 de ene ro su grupo de respuesta ante las emergencias había conseguido ya hacerse con la autoridad suprema del aeródromo… La autoridad suprema del aeródromo posibilita que la Fuerza Aérea priorice, programe y controle el espacio aéreo en el aeropuerto…” (flightglobal.com , 16 de enero de 2010, negrita añadida ).

Se ha enviado a Haití al buque hospital de la Marina de EEUU, con 1.000 camas, el USNS Comfort, que incluye más de 1.000 médicos y personal de apoyo, bajo la jurisdicción del Comando Sur (Véase: “Navy hospital ship with 1,000 beds readies for Haiti quake relief”, Digital Journal, 14 de enero de 1010) . En el momento en el que se produjo el terremoto, había allí alrededor de 7.100 efectivos militares y unos 2.000 policías, es decir, una fuerza extranjera de 9.000 efectivos frente a la cifra de menos de 500 miembros civiles internacionales de la MINUSTAH. MINUSTAH Hechos y Cifras – Misión de Estabilizaci ón de las Naciones Unidas en Haiti.

CUADRO 2

Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH)

Fuerzas actuales (30 de noviembre de 2009)

Total personal uniformado: 9.065

7.031 soldados

2.034 policías

488 personal civil internacional

1.212 equipo civil local

212 voluntarios de Naciones Unidas

Fuerzas estimadas combinando el SOUTHCOM y la MINUSTAH: 19.095 (excluyendo las comprometidas por Francia –sin confirmar-, y Canadá -confirmados 800 soldados-. EEUU, Francia y Canadá fueron “socios” en el golpe de Estado del 29 de febrero de 2004).

Haití lleva bajo ocupación militar extranjera desde que EEUU instigó el golpe de Estado de febrero de 2004. El contingente de las fuerzas estadounidenses bajo el SOUTHCOM, combinado con la MINUSTAH supone una presencia militar extranjera en Haití cerca de los 20.000 soldados, en un país de nueve millones de personas. En comparación con Afganistán, antes del incremento militar de Obama, las fuerzas combinadas de EEUU y de la OTAN eran del orden de 70.000 para una población de 28 millones. Es decir, partiendo de un cálculo per cápita , habrá más tropas en Haití que en Afganistán.

Recientes intervenciones del ejército estadounidense en Haití

En la historia reciente de Haití, ha habido varias intervenciones militares patrocinadas por EEUU. En 1994, tras tres años de gobierno militar, se envió a Haití una fuerza de 20.000 soldados ocupantes y “fuerzas de paz”. La intervención del ejército estadounidense en 1994 “no tenía intención alguna de restaurar la democracia. Muy al contrario: se produjo para impedir una insurrección popular contra la Junta militar y sus cohortes neoliberales”. (Michel Chossudovsky, The Destabilization of Haiti, Global Research, 28 de febrero de 2004 ) .

Las tropas aliadas y estadounidenses permanecieron en el país hasta 1999. Las fuerzas armadas haitianas se deshicieron y el Departamento de Estado de EEUU alquiló a DynCorp una compañía mercenaria para que proporcionara “asesoramiento técnico” para reestructurar la Policía Nacional haitiana. (Ibid).

El golpe de Estado de febrero de 2004

En los meses anteriores al golpe de Estado de 2004, las fuerzas especiales estadounidenses y la CIA estuvieron entrenando a escuadrones de la muerte compuestos por los antiguos tonton-macoute de la era Duvalier. El ejército paramilitar rebelde cruzó la frontera desde la República Dominicana a primeros de febrero de 2004. “Era una unidad paramilitar bien armada, entrenada y equipada integrada por antiguos miembros de Le Front pour l’avancement et le progrès d’Haiti (FRAP, por sus siglas en francés), los escuadrones de la muerte de “paisano”, implicados en matanzas masivas de civiles y asesinatos políticos durante el golpe militar patrocinado por la CIA en 1991, que provocaron el derrocamiento del gobierno democráticamente elegido del Presidente Jean Bertrand Aristide”. (Véase Michel Chossudovsky: The Destabilization of Haiti: Global Research. 28 de febrero de 2004 ) .

Se enviaron tropas extranjeras a Haití . Se estableció la MINUSTAH tras el golpe de Estado patrocinado por EEUU en febrero de 2004 , y se secuestró y deportó al Presidente Jean Bertrand Aristide. EEUU instigó el golpe con el apoyo de Francia y Canadá.

Posteriormente, las unidades del FRAPH integraron la fuerza policial del país, que estaba bajo la supervisión de la MINUSTAH. En el caos político y social creado por el terremoto, la antigua milicia armada y los tonton-macoute jugarán un nuevo papel.

Agenda oculta

La misión tácita del Comando Sur de EEUU (SOUTHCOM) , con cuarteles en Miami e instalaciones militares por toda América Latina, es asegurar el mantenimiento de regímenes nacionales serviles, es decir, de gobiernos – títere de EEUU, comprometidos con el Consensus de Washington y con la agenda política neoliberal. Aunque el personal del ejército estadounidense se implicará activamente desde el principio en la ayuda de emergencia, esta renovada presencia militar estadounidense en Haití se utilizará para establecer un a firme presencia en el país así como para perseguir los objetivos geopolíticos y estratégicos de EEUU en la cuenca caribeña, en gran medida dirigidos contra Cuba y Venezuela.

El objetivo no tiene nada que ver con trabajar para rehabilitar el gobierno nacional, la presidencia, el parlamento, todo lo que ha quedado diezmado por el terremoto. Desde la caída de la dictadura de Duvalier, el designio de EEUU ha sido ir gradualmente desmantelando el Estado haitiano, restaurar los modelos coloniales y obstruir el funcionamiento de un gobierno democrático. En el contexto actual, el objetivo no sólo trata de liquidar al gobierno sino también cambiar el mandato de la MINUSTAH, cuyos cuarteles han quedado destruidos.

“El papel de ponerse al frente de los esfuerzos para la ayuda y gestionar la crisis cayeron rápidamente sobre EEUU, a falta –al menos en el corto plazo- de cualquier otra entidad capaz de hacerlo”. (“US Takes Charge in Haiti With Troops, Rescue Aid”, NYT imes.com, 14 de enero de 2009).

Antes del terremoto había allí, según fuentes del ejército estadounidense, alrededor de veinte efectivos de EEUU. De un día para otro ha sobrevenido un descarado incremento militar: 10.000 soldados, marines, fuerzas especiales, operativos de inteligencia, etc., por no mencionar las fuerzas mercenarias privadas contratadas por el Pentágono.

Es absolutamente probable que la operación humanitaria se utilice como pretexto y justificación para establecer una presencia militar estadounidense más permanente en Haití.

Estamos viendo un despliegue masivo, un “incremento” de personal militar dedicado a la ayuda de emergencia.

La primera misión del SOUTHCOM será asumir el control de lo que quede de la infraestructura de las comunicaciones, transporte y energía. El aeropuerto está ya de hecho bajo el control de EEUU. Con toda probabilidad, las actividades de la MINUSTAH que desde el principio, desde 2004, han servido a los intereses de la política exterior de EEUU, a saber, la misión de Naciones Unidas, se pondrá de facto bajo el control del ejército estadounidense.

La militarización de las organizaciones de ayuda de la sociedad civil

El ejército estadounidense en Haití trata de supervisar las actividades de las organizaciones humanitarias autorizadas. También parece estar invadiendo las actividades humanitarias de Venezuela y Cuba:

“El gobierno del Presidente René Préval es débil y está ahora literalmente inmerso en el caos más absoluto. Es probable que Cuba y Venezuela, que ya han intentado minimizar la influencia de EEUU en la región, aprovechen esta oportunidad para elevar su perfil y su influencia…” (James M. Roberts y Ray Walser: “American Leadership Necessary to Assit Haití After Devastating Earthquake”, Fundación Hermitage, 14 de enero de 2010).

En EEUU se instigó ya durante la crisis del Katrina la militarización de las operaciones de ayuda en situaciones de emergencia cuando se llamó al ejército estadounidense a desempeñar un papel principal.

El modelo de intervención de emergencia para el SOUTHCOM toma como modelo el papel del NORTHCOM, a quien se concedió un mandato como “agencia principal” en los procedimientos para situaciones de emergencia internas de EEUU.

En 2005, durante el huracán Rita, se establecieron unas bases detalladas para la “militarización de la ayuda de emergencia” que implicaba un papel dirigente para el NORTHCOM. A este respecto, Bush había insinuado acerca del papel central del ejército en la ayuda de emergencia: “¿Hay algún desastre natural –de una cierta gravedad- que permitiera que el Departamento de Defensa se convierta en la agencia principal para coordinar y dirigir los esfuerzos de respuesta? Es muy importante que el Congreso piense en ello”. (Declaración del Presidente Bush en una conferencia de prensa: “Bush Urges Shift in Relief Responsabilities”, Washington Post, 26 de septiembre de 2005).

“La respuesta al desastre nacional no se está coordinando por el gobierno civil fuera de Texas, sino desde un lugar remoto y de acuerdo con criterios militares. Los cuarteles del Comando Norte de EEUU controlarán directamente el movimiento del personal militar y armamento en el Golfo de Mexico. Pero en este caso, toda la operación está más bajo la jurisdicción del ejército que bajo la del FEMA”. (Michel Chossudovsky, “US Northern Command and Hurricane Rita”, Global Research, 24 de septiembre de 2005).

Conclusiones

· Haití es un país bajo ocupación militar desde que EEUU instigó el golpe de Estado de febrero de 2004.

· La entrada de diez mil soldados estadounidenses fuertemente armados, junto con las actividades de las milicias locales, podría precipitar al país al caos social.

· Esas fuerzas extranjeras han entrado en el país para reforzar a los “mantenedores de la paz” de la MINUSTAH y a las fuerzas policiales de Haití (integradas por ex tonton-macoute ), quienes, desde 2004, han sido responsables todos ellos de los crímenes de guerra perpetrados contra el pueblo haitiano, incluida la matanza indiscriminada de civiles.

· Esas tropas reforzarán a las actuales fuerzas ocupantes bajo mandato de Naciones Unidas.

· En el país habrá presentes 20.000 soldados extranjeros bajo el mando del SOUTHCOM y de la MINUSTAH. Es absolutamente probable que se produzca la integración o coordinación de las estructuras de mando del SOUTHCOM y la MINUSTAH.

· El pueblo haitiano ha demostrado un alto grado de solidaridad, coraje y compromiso social, ayudándose unos a otros y actuando con conciencia: bajo condiciones muy difíciles, inmediatamente después del desastre, se formaron espontáneamente equipos de rescate formados por ciudadanos.

· La militarización de las operaciones de ayuda debilitará las capacidades organizativas de los haitianos para reconstruir y restaurar las instituciones del gobierno civil que han resultado destruidas. También impedirá los esfuerzos de los equipos médicos internacionales y de las organizaciones civiles de ayuda.

· Es absolutamente esencial que el pueblo haitiano siga oponiéndose contundentemente a la presencia de tropas extranjeras en su país, especialmente en las operaciones de seguridad pública.

· Es fundamental que los estadounidenses se opongan con todas sus fuerzas a la decisión de la administración Obama de enviar tropas de combate de EEUU a Haití.

· No puede haber verdadera reconstrucción o desarrollo bajo una ocupación militar extranjera.

Guerra climática: ¿Fue manipulado científicamente el terremoto de Haití?

Fuente: iarnoticias.com

Antenas del proyecto HAARP en Gakona, Alaska.

La guerra climática, la guerra biológica o la guerra química, son parte indivisible de la guerra militar para controlar países y poblaciones. Todas a su vez, se sintetizan en la guerra psicológica para controlar y dominar la mente humana con fines del control  social sin el uso de las armas (Guerra de Cuarta Generación). Su existencia operativa y sus estrategias de aplicación (exterminios masivos de personas con fines económicos y políticos) tienen  origen en los laboratorios militares de las potencias centrales.

Por Manuel Freytas (*)
manuefreytas@iarnoticias.com

Por la red está circulando una teoría inquietante: El terremoto de Haití habría sido manipulado científicamente por un programa desarrollado por la Fuerza Aérea de EEUU, o sea el Pentágono.

A simple vista suena como una “teoría conspirativa”, pero ateniéndonos a las investigaciones y verificaciones que existen sobre experimentos militares (sobre todo de EEUU y de algunas potencias centrales) con armas, químicas y biológicas orientadas al exterminio masivo de seres humanos, la versión no parece tan descabellada.

El proyecto HAARP (del inglés High Frequency Active Auroral Research Program, Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia) es una investigación financiada por la Fuerza Aérea de los EEUU, la Marina y la Universidad de Alaska para “entender, simular y controlar los procesos ionosféricos que podrían cambiar el funcionamiento de las comunicaciones y sistemas de vigilancia”.

El Haarp (considerado, entre otras funciones, como una “máquina de crear terremotos”), es un calentador de la ionosfera, y actúa sobre ella como la antena más poderosa que jamás haya existido.

A pocas horas de la catástrofe, la agencia EFE divulgó un informe elaborado por la Flota Rusa del Norte señalando que el sismo que ha devastado a Haití fue el “claro resultado” de una prueba de la Marina de EEUUU por medio de una de sus “armas de terremotos”.

De acuerdo con el documento de la Armada  Rusa (una potencia que cuenta con una versión del programa Haarp) a finales de la década de 1970, los EEUU  han “avanzado enormemente” el estado de sus armas de terremotos y, según estos informes, ahora emplea dispositivos que usan una tecnología de Pulso, Plasma y Sónico Electromagnético Tesla junto con “bombas de ondas de choque”.

El reporte concluye que es “más que probable” que la Marina norteamericana haya tenido “conocimiento total” del catastrófico daño que esta prueba de terremoto podría tener potencialmente sobre Haití y que había pre-posicionado a su Comandante Delegado del Comando del Sur, el General P.K. Keen, en la isla para supervisar las labores de ayuda si fuesen necesarias.

El programa Haaarp se inició en 1993 para una serie de experimentos durante veinte años, y tiene un gran número de instrumentos de diagnóstico que se usan para mejorar el conocimiento científico de la dinámica ionosférica.

Actúa con el recientemente descubierto electro chorro, el cual se forma en los polos norte y sur del planeta, y se aprecia su efecto atmosférico con el fenómeno conocido como aurora boreal.

Teóricamente, HAARP podría modificar el clima del planeta, desviar los jetstream o corrientes a chorro de la alta atmósfera hacia donde se tenga interés, trabaja con ondas de alta y baja frecuencia, y es considerado por algunos expertos como un peligro para la existencia de la humanidad, debido al uso potencial como arma de “guerra climatológica”.

Se trata -dicen los que lo estudian- de un nuevo tipo de arma, capaz de intensificar tormentas, prolongar sequías, incluso crear terremotos sobre territorio de un supuesto enemigo, sin que nadie advierta el peligro.

Los HAARP potencialmente tendrían también la capacidad, de desintegrar objetos, generar combustiones espontáneas e inducidas, e incluso cambiar patrones cerebrales, inducir conductas y producir enfermedades biológicas. Investigaciones sobre el proyecto HAARP han surgido desde universidades estadounidenses y centros europeos

Con sus cientos de millones de vatios de potencia es considerado como un verdadero “calefactor” de la alta atmósfera, que puede actuar provocando una tremenda ionización que puede acarrear consecuencias imprevisibles, y que gracias a su efecto “espejo” podría dirigir sus efectos hacia cualquier zona del planeta.

En su resolución del 28 de enero de 1999 sobre medio ambiente, seguridad y política exterior (A4-0005/1999), el Parlamento Europeo señalaba que el programa HAARP manipulaba el medio ambiente con fines militares y solicitaba que HAARP,  fuese objeto de una evaluación por parte de STOA (organismo encargado de mensurar opciones científicas y tecnológicas) en lo que se refería a sus repercusiones sobre el medio ambiente local y mundial y sobre la salud pública en general.

En esa misma resolución, el Parlamento Europeo, pedía que se celebrara un convenio internacional para la prohibición mundial de cualquier tipo de desarrollo y despliegue de armas que pudiesen permitir cualquier forma de manipulación de seres humanos.

Las guerras ocultas

¿Fue manipulado científicamente el terremoto de Haití?

A simple vista suena como una “teoría conspirativa”, pero ateniéndonos a las investigaciones y verificaciones que existen sobre experimentos militares (sobre todo de EEUU y algunas potencias centrales) con armas, químicas y biológicas orientadas al exterminio masivos de seres humanos, la versión no parece tan descabellada.

Que el Pentágono investigue y desarrolle un sistema que puede generar violentos e inesperados cambios en el clima, incluido un terremoto como el de Haití o un tsunami como el de Asia, más que un asunto conspirativo podría ser parte de una realidad estudiada y expresada en diversos informes de especialistas “silenciados” por la prensa oficial.

Hay un cúmulo de trabajos investigativos (esparcidos en la red y silenciados por la prensa del sistema) que demuestran, por ejemplo, que los virus patógenos y las pandemias son inicialmente estudiados para su utilización en posibles operaciones de exterminio en masa, con la finalidad de controlar y manipular socialmente determinadas poblaciones.

Bajo el argumento de “prevenir ataques enemigos” con armas químicas o biológicas, el Pentágono ha diseñado -desde el siglo pasado hasta aquí- diferentes programas de investigación y experimentación con virus inyectados primero en organismos animales, y luego lanzados contra organismos humanos.

El investigador y profesor canadiense Michel Chossudovsky, en su artículo titulado “Guerra climática: Atención a los experimentos militares de EEUU”, publicado en el sitio web The Ecologist, señala que “El Haarp es un arma de destrucción masiva, capaz de desestabilizar los sistemas agrícolas y ecológicos en todo el globo”.

Afirma que EEUU ha desarrollado experimentos similares desde 1940, y que durante la guerra de Vietnam se hicieron prácticas de bombardeo de nubes, con el fin de prolongar la estación del monzón (temporada de lluvias) y bloquear las rutas de suministro de sus enemigos a lo largo del corredor Ho Chi Minh.

De acuerdo con el investigador, “La tecnología, que está siendo perfeccionada bajo el Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia (Haarp), “Apunta a lo impensable: la manipulación encubierta de modelos climáticos, comunicaciones y sistemas de energía eléctrica como un arma de la guerra global, capacitando a EEUU para desestabilizar y dominar regiones enteras”.

Según  Chossudovsky, “La manipulación climática es el arma preventiva por excelencia. Puede ser dirigida contra países enemigos o ‘naciones amigas’ sin su conocimiento, utilizada para desestabilizar economías, ecosistemas y agricultura. También puede provocar el caos en los mercados financieros y de materias primas. La alteración en la agricultura causa una mayor dependencia de la ayuda alimentaria y de productos de granos importados de EEUU y de otros países occidentales”.

Las teoría de Chossudovsky sobre la guerra climática, tiene un correlativo en las armas químicas o biológicas de exterminio masivo utilizadas en diferentes programas de investigación y experimentación, entre las cuales sobresalen los virus inyectados primero en organismos animales, y luego lanzados contra organismos humanos.

Con la aparición cíclica de pandemias detonadas por la inseminación de virus patógenos en poblaciones civiles, se genera una campaña simultánea de “terror mediático” (con pánico e incertidumbre social) ejecutada por las grandes cadenas informativas internacionales, la que activa a su vez  una demanda comercial masiva de recursos y medicamentos para enfrentar la emergencia sanitaria, que moviliza  paralelamente un multimillonario negocio capitalista a escala global.

Cabe recordar que a la feroz manipulación mediática global con el “terror pandémico” de la reciente fiebre porcina ( o Gripe A), se agregan cada vez más, preguntas e hipótesis sobre el origen y posible utilización económica o política del virus patógeno, que van desde la lógica y el sentido común hasta teorías conspirativas de la más variada especie y procedencia.

En este caso, se ha hablado, incluso, de distintas operaciones de “aprovechamiento” político y militar del virus, cuyos objetivos van desde una “cortina de humo” para distraer la atención de la actual crisis global, hasta una estrategia  para crear un “11-S biológico” que justificara nuevas invasiones y “guerras antiterroristas”, un plan capitalista “malthusiano” para reducir la población pobre “sobrante“, o una maniobra comercial de los grandes laboratorios para generar demanda masiva de medicamentos y vacunas preventivas.

Una crisis pandémica, una crisis económica, una catástrofe natural o una guerra movilizan multimillonarios recursos financieros para enfrentarla.

Y como vivimos dentro de un sistema capitalista centralizado por potencias hegemónicas (EEUU y las naciones centrales de Europa),  los programas de exterminio en masa con epidemias salen originalmente de los laboratorios militares del Pentágono y de los sectores de biodefensa europeos, principalmente Gran Bretaña.

En ese escenario, la guerra climática, la guerra biológica o la guerra química , son parte indivisible de la guerra militar para conquistar países y poblaciones. Todas a su vez, se sintetizan en la guerra psicológica para manipular la mente humana con fines del control político y social sin el uso de las armas (Guerra de Cuarta Generación).

La guerra biológica por medio de agentes genéticos orientados al exterminio masivo de poblaciones es un soporte activo de la guerra militar y de la guerra psicológica. Cuando está al servicio de la guerra psicológica, la guerra biológica se convierte en bioterrorismo, y cuando sirve a la guerra militar se convierte en operación de exterminio con uso de agentes biológicos.

Como primer objetivo central, las “guerras silenciosas” de exterminio poblacional por medio de agentes biológicos o químicos se originan dentro de los planes y estrategias del Pentágono para preservar la seguridad de EEUU, la potencia regente y dominante del sistema capitalista a escala global.

Como segundo objetivo central, todo lo que se destruye hay que “reconstruir”, y todo lo que enferma hay que “curar”, es la máxima que sigue siempre el sistema capitalista para arrancar rentabilidad tanto de las crisis económicas, como de las catástrofes, las epidemias y las guerras.

“Si no hay guerra hay que inventarla para hacer negocios”, es la máxima histórica de Rothschild, líder emblemático del sionismo financiero internacional.

En este escenario ¿Puede sorprender la posibilidad de que el terremoto de Haíti haya salido de los laboratorios militares de Pentágono?


(*) Manuel Freytas es periodista, investigador, analista de estructuras del poder, especialista en inteligencia y comunicación estratégica. Es uno de los autores más difundidos y referenciados en la Web.
Ver sus trabajos en Google y en IAR Noticias

Asesor científico de Obama admite manipulación climática con chemtrails

John P. Holdren, el actual asesor de ciencias de la Casa Blanca en la administración Obama, aboga por esterilizaciones masivas y abortos forzados en su libro “Ecoscience: Population, Resources and Environment”, escrito como parte del programa eugenésico a implementarse en los próximos años para reducir drásticamente a la población mundial.

Los conceptos esbozados por Holdren en su libro en 1977 fueron tan impactantes que en febrero de 2009 la revista Front Page rechazó un artículo dedicado a las escrituras por considerarlo descabellado, ya que se creía que la gente no sería capaz de creer su veracidad. Fue entonces cuando un blog publicó en internet imágenes del libro mostrando la terrible verdad sobre las escrituras de Holdren.

Holdren y sus colegas están ahora en la vanguardia de los esfuerzos para combatir el cambio climático a través de programas centrados en la geoingeniería alrededor del planeta. Como se informó en abril de 2009, Holdren recientemente defendió proyectos de geoingeniería diseñados para enfriar la Tierra a gran escala, tales como “la inyección de partículas en la parte superior de la atmósfera a fin de reflejar los rayos del sol”, que muchos han señalado ya se está produciendo a través de la fumigación de chemtrails en todo el planeta.

Aún no comenzó la cumbre, y ya se está desmoronando

Fuente: Urgente24

Climagate: Al Gore renuncia a participar en su propia cumbre del Cambio Climático

Al Gore canceló la conferencia que tenía programada realizar en la Cumbre del Cambio Climático en Copenhague en los próximos días, según informa el diario danés Berlingske. Aunque Al Gore especificó los motivos concretos, aparentemente se debe a cambios imprevistos de agenda (?).

La renuncia de Gore a la participación en la Cumbre resulta sumamente sospechosa, dado que en la reunión se diseñará la nueva estrategia en la lucha contra el temido calentamiento global durante los próximos años y que sentará las bases del denominado Protocolo de Kioto II.

De más está decir que Al Gore es el más famoso activista en pro de políticas mundiales para paliar el supuesto cambio climático de origen antropogénico.

La cancelación dejará en el calle a 3.000 personas que ya habían comprado su entrada para asistir al nuevo espectáculo mediático de Al Gore. El dinero de la entrada será devuelto a los afectados.

El ex vicepresidente de USA, Premio Nobel en 2007 gracias al éxito de su documental “Una Verdad Incómoda”, acaba de publicar su nuevo libro “Nuestra opción: un plan para resolver la crisis del clima (Our Choice)”. En dicha obra Al Gore analiza los pros y contras de desarrollar fuentes de energía alternativa como la energía solar, la eólica, geotérmica, la biomasa o la nuclear.

El gurú de los calentólogos admitió recientemente que la mayor parte del calentamiento global registrado hasta 2001 no responde a las emisiones de CO2.

El escándalo tapado

Los grandes medios de comunicación, tanto nacionales como internacionales, siguen haciendo caso omiso al escándalo desatado por la revelación de la burda manipulación de datos por parte de científicos defensores del modelo del cambio climático de origen antropogénico.

Y cuando no lo hacen, se esmeran en llevar la discusión hacia lugares que nada tienen que ver con el cuestionamiento original.

Así, el diario La Nación volvió a publicar una nota sobre el calentamiento global, pero esta vez remitiendo a una nota del diario El País, de España, que pone en el centro del debate la existencia del cambio climático y no sus causas, verdadero meollo de la cuestión. Y no sólo eso, sino que en su “imparcialidad”, citan a 6 defensores del calentamiento global de origen antropogénico (basados en cifras manipuladas) y solo a dos que cuestionan las prácticas de los científicos denunciados.

De hecho, una avalancha de comentarios de lectores salieron a refutar las versiones volcadas por el diario de los Mitre en la primera nota que publicó sobre el Climagate el pasado 3 de diciembre.

El punto en cuestión que plantean los escépticos (no negacionistas, como son definidos por ciertos medios de prensa) es que el calentamiento global es una realidad, pero no tiene origen en la acción del hombre de manera significativa como pretenden hacer Al Gore y sus aliados (aliados que, por otra parte, taparon opiniones disidentes y modificaron datos para hacerlos encajar en sus teorías).

La importancia de esta cuestión reside en que si el hombre no es el principal responsable del cambio climático, las políticas globalistas en pos de impuestos mundiales al uso del aire no serían una solución necesaria o plausible para el problema. De hecho, el ignorar y desestimar la influencia de la actividad solar sobre el fenómeno parece intencional cuando se estudia un fenómeno tan complejo como el calentamiento del planeta.

A menos de una semana de la cumbre en Copenaghue, Al Gore por el momento parece borrarse del mapa sin dar mayores explicaciones y el debate crece en Internet y cuestiona las prácticas dudosas de los medios al respecto del tema.

Escándalo mundial: Las cifras del calentamiento global son manipuladas para forzar el impuesto planetario al CO2

Mientras USA, China y la Unión Europea pulsean por imponer sus ofertas de cara a la cumbre del Cambio Climático en Copenhague, la publicación de una serie de mails de científicos que hablaban de tergiversar las cifras de los estudios para ajustarlas a su propio modelo, confirma aún más la teoría de que el cambio climático producido por el hombre no es más que un truco de ciertos sectores de poder interesados en forzar un impuesto al CO2 a nivel mundial. La denuncia pone en evidencia dos elementos fundamentales: no existe consenso científico acerca de las causas antropogénicas del cambio climático y, por otro lado, las cifras están siendo manipuladas en busca de lograr imponer tasas mundiales al uso del aire. (leer el resto de la nota aquí)

Climagate: Renuncia el director del organismo que sostiene la teoría del cambio climático de origen antropogénico (tiemblan los globalistas)

El escándalo de manipulación de datos para sostener la teoría del cambio climático de origen antropogénico está mellando fuertemente los argumentos de los globalistas que buscan la imposición de una tasa mundial al uso del aire. Así, el “climagate” se cobró su primera víctima con la renuncia de Phil Jones, director del CRU (Climatic Research Unit). A la vez, un grupo de activistas increpó a Al Gore durante una firma de libros y crecen las sospechas sobre los intentos de censurar la noticia en diversos sitios de Internet como Meneame. (leer el resto de la nota aquí)

URGENCIA: Hackers filtran documentos que confirman farsa del cambio climático – Por Alex Jones

Fuente: NewWorldNoticias

Descargar los documentos filtrados: http://eastangliaemails.com/

 

Algunos ya lo califican como el mayor escándalo científico del siglo. Este fin de semana la red se ha convertido en un auténtico hervidero tras la publicación de toda una serie de documentos comprometedores pertenecientes a la cúpula científica del calentamiento global antropogénico (causado por el hombre).

Acuerdos para manipular datos, destrucción de pruebas, conspiraciones para evitar que los escépticos publiquen en revistas científicas, dudas privadas sobre sus propias aportaciones a la teoría del calentamiento global que no se reconocen en público, ocultamiento del Periodo Cálido Medieval, alegría por la muerte de un escéptico

Todo ello forma parte de una serie de documentos y correos electrónicos privados que han sido desvelados bien por un hacker externo o bien por una fuente anónima interna de uno de los templos de la calentología. Pueden encontrarse ya en las redes P2P, buscando en Google FOI2009.zip, y ya existe incluso un buscador.

URGENCIA: Hackers filtran documentos que confirman farsa del cambio climático (1/2)

URGENCIA: Hackers filtran documentos que confirman farsa del cambio climático (2/2)

El Watergate climático: la farsa del calentamiento global, al descubierto

Fuente: libertaddigital.com

Un hacker desvela documentos y correos electrónicos de la elite científica vinculada al Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU (IPCC). Los calentólogos  admiten que manipulan datos, destruyen pruebas, ejercen fuertes presiones para acallar a los científicos escépticos…

D. R. Herrera / M. Llamas

Algunos ya lo califican como el mayor escándalo científico del siglo. Este fin de semana la red se ha convertido en un auténtico hervidero tras la publicación de toda una serie de documentos comprometedores pertenecientes a la cúpula científica del calentamiento global antropogénico (causado por el hombre).

Acuerdos para manipular datos, destrucción de pruebas, conspiraciones para evitar que los escépticos publiquen en revistas científicas, dudas privadas sobre sus propias aportaciones a la teoría del calentamiento global que no se reconocen en público, ocultamiento del “Periodo Cálido Medieval”, alegría por la muerte de un escéptico…

Todo ello forma parte de una serie de documentos y correos electrónicos privados que han sido desvelados bien por un hacker externo o bien por una fuente anónima interna de uno de los templos de la calentología. Pueden encontrarse ya en las redes P2P, buscando en Google “FOI2009.zip”, y ya existe incluso un buscador.

Se trata de la Unidad de Investigación del Clima (CRU, por sus siglas en inglés), perteneciente a la británica Universidad de East Anglia, uno de los centros de investigación más activos en sus esfuerzos por demostrar la teoría del calentamiento global de origen antropogénico. En septiembre se vio envuelto en una polémica con el think tank norteamericano Competitive Enterprise Institute por destruir datos originales de toma de temperaturas por “falta de espacio”.

Sus datos han sido empleados en muchos estudios alarmistas, pero son datos “cocinados”, y el problema es que ya no es posible saber si esa “cocina” ha sido hecha correctamente tras la destrucción de los originales.

¿Y qué dicen esos correos?

Lo principal que se extrae de la lectura de estos correos electrónicos es, en palabras del blogger norteamericano John Hinderaker, una mentalidad de bunker asediado por los enemigos, esto es, los escépticos. Estos científicos creen sinceramente en la teoría del calentamiento global, de un modo tan fanático que les lleva a alegrarse de la muerte en 2004 del escéptico John Daly o desear “darle una paliza” al también escéptico Patrick Michaels.

Pero, sin duda, lo más importante es que parecen plenamente dispuestos a maquillar sus datos para que se ajusten a la teoría. Así, en un correo del pasado 28 de septiembre, uno de estos científicos anuncia su intención de bajar 0,15 grados la temperatura registrada del océano para que se ajuste a sus modelos climáticos.

Otro científico, David Parker, discute en otro email la posibilidad de cambiar el período de referencia para elaborar el índice de temperatura global. Se opone afirmando que tal cambio podría confundir al público y, sobre todo, reflejaría que el actual período es menos cálido de lo que pretenden hacer creer.

Tim Osborn describe cómo algunos datos son manipulados para ocultar que los resultados de un estudio muestran una aparente tendencia al enframiento de la temperatura del planeta. El propio Michael Mann, uno de los climatólogos del cabecera del IPCC de la ONU, afirma en otro correo que sería bueno “contener” la temperatura del “Período Cálido Medieval “.

Manipulación de informes

Por su parte, Tom Wigley le comenta a otro colega que el calentamiento en la superficie terrestre desde 1980 ha sido casi el doble que en los océanos, un dato que no se debe salir a la luz, ya que podría ser utilizado por los científicos escépticos como prueba de que los centros urbanos constituyen auténticas islas de calor, sin que esto nada tenga que ver con el calentamiento global.

También existe otro de 1999 en el que un científico reconoce haber usado el “truco de Mike” (Michael Mann, el del Palo de Hockey) en Nature para “ocultar el descenso” de temperaturas. El “truco” en cuestión consiste en ocultar la divergencia entre las temperaturas de 1960 en adelante y los registros de los anillos de los árboles empleados para reconstruir el clima pasado. ¿Cómo? Eliminando esos registros en los resultados durante los años problemáticos, es decir, aquellos que no se ajustaban al modelo.

También se observa la paranoia del propio Mann, uno de los artífices de los informes del IPCC. Así, en un correo reciente, este gurú del calentamiento global protesta por la “máquina de ataque pagada por las multinacionales”, pese a que fluyen muchos, muchos más fondos hacia los científicos que defienden el cambio climático causado por el hombre que hacia los escépticos.

De hecho, en otro de los correos un climatólogo británico se queja de un artículo cuestionando la teoría del calentamiento porque es justo “lo que no necesita” en sus esfuerzos para sacarle dinero a Siemens. Un correo reconoce que están negociando con Esso, una de las subsidiarias de Exxon. Y uno de los documentos muestra que el director del CRU ha recaudado 13,7 millones de libras desde 1990.

Ocultación de datos

También existe algo más grave. Las leyes británicas obligan a desvelar todos los archivos de las investigaciones financiadas con dinero público, como son las del CRU. Un correo pide a varios científicos de diversas universidades que borren ciertos mensajes, lo que ha sido interpretado como un posible intento de evitar verse obligados a desvelar contenidos “incómodos” para la teoría del calentamiento ante una posible petición bajo las leyes británicas.

Uno de los correos, de hecho, reconoce que de verse obligado a dar los datos de las estaciones de temperatura del CRU preferiría borrarlos, lo cual podría estar relacionado con esa “falta de espacio” que adujo en septiembre para no revelarlos.

Conspiración para no dejar publicar a los escépticos

Uno de los más repetidos mantras de los climatólogos creyentes consiste en que los escépticos no publican en revistas científicas respetables, las llamadas peer-reviewed, y ellos sí. Pero parece que en parte esto sucede por un esfuerzo concertado para que así sea. Uno de los intercambios de correos desvelado se indigna ante la publicación de un par de papers científicos de los escépticos en la revista Climate Research y promueve un boicot contra la misma.

Ese intento de acallar las publicaciones científicas escépticas alcanza al IPCC, el macroinforme de la ONU que se supone contiene toda la información relevante sobre la ciencia del clima. Pues bien, otro de los correos muestra a estos científicos indicando que harán todo lo que puedan para evitar que un estudio contrario a sus teorías llegue al IPCC, incluso aunque sea a costa de “redefinir lo que significa un estudio peer-reviewed“.

Phil Jones escribe a la Universidad de Hull para intentar detener a su colega escéptica Sonia Boehmer Christiansen; Michael Mann explica cómo destruir una revista que ha publicado documentos científicos sobre el clima elaborados por escépticos; en otro correo, el propio Mann dice que se pondrá en contacto con la cadena británica BBC para averiguar por qué permitió la publicación de un artículo vagamente escéptico; otro correo desvela que una carta de calentólogos enviada a The Times fue redactada con la inestimable ayuda de Greenpeace…

Siempre se ha alegado desde el campo escéptico que no es necesaria ninguna conspiración para explicar el elevado número de científicos que apoyan la teoría del calentamiento global. Existen suficientes intereses académicos, ideológicos y hasta pecuniarios que permiten explicar acciones de distintas personas en la misma dirección. Pero eso no significa que no puedan existir conspiraciones como ésta, con la intención de acallar a algunos críticos, que pueden haber logrado algún éxito.

El material tardará en ser examinado, pues incluye cientos de correos, documentos científicos, datos contables sobre los fondos recibidos para la investigación y hasta el código empleado para las reconstrucciones del clima pasado, ése que siempre se han negado a enviar a los escépticos para su examen y ha tenido que ser reconstruido por los estadísticos McIntyre y McKitrick.

No existe una seguridad al 100% de que todos los correos electrónicos y documentos publicados sean ciertos, pues son demasiados como para que se haya podido verificar, por el momento, uno a uno. Sin embargo, la propia Universidad ha reconocido la veracidad de su origen y ha cambiado los claves de acceso de su personal para evitar más filtraciones. De hecho, algunos afectados han reconocido la autoría de algunos de los correos más sorprendentes del lote.

Tras saltar a la red, el escándalo ya ha sido recogido por algunos medios, tales como New York Times, Washington Post o el alemán Die Welt.

Noticias relacionadas:

24-11-2009

25-11-2009
26-11-2009
27-11-2009

Chávez bombardeará nubes para que llueva

“Yo voy a ir en un avión; nube que se me atraviese, le lanzo un rayo”, dijo el bolivariano. La crisis energética en Venezuela es preocupante y la población sufre la desidia del régimen chavista

El caudillo caribeño dijo que comenzará a bombardear con rayos las nubes para provocar lluvias y aumentar el nivel de los embalses, cuyos bajos niveles están provocando racionamientos de agua y de electricidad.

El autócrata, que ha llamado a la población a seguir su ejemplo de ducharse en tres minutos y no utilizar jacuzzis para ahorrar el preciado líquido, precisó que la estrategia se llevará a cabo con la ayuda de equipos y técnicos provenientes de Cuba.

“Ya llegaron con un equipamiento especial y ya estamos montándolo en los aviones Hércules nuestros y vamos a comenzar a bombardear nubes”, dijo Chávez en un acto.

“Yo voy a ir en un avión; nube que se me atraviese, le lanzo un rayo para que llueva”, agregó el bolivariano.

Mientras Chávez culpa por la crisis hidroenergética al fenómeno climático de El Niño, así como al aumento del consumo y el derroche, los críticos del chavismo lo atribuyen a la nacionalización de empresas eléctricas en 2007 y a la falta de inversión en infraestructura.

Ante el creciente malestar de la población por apagones y racionamientos, y la cercanía de las elecciones legislativas del 2010 en las que el líder revolucionario espera mantener la mayoría, Chávez anunció la creación de un ministerio para atender la coyuntura eléctrica.

Fuente: Reuters

Fuente 2 : Infobae


Así se está ejecutando el negocio del agua, primero eliminan las lluvias con chemtrails cargados de químicos (podríamos llamarlos chemtrails malos) que desarman las nubes, y ahora utilizan otros químicos para que llueva(a estos podríamos llamarlos chemtrails buenos). En síntesis las lluvias controladas por unos pocos, esos pocos serán los dueños del agua. Ya veremos cuánto le costará esto al pueblo venozolano.

Chemtrails malos= sequía. Chemtrails buenos= lluvia

Ojo! A ver si nos quieren hacer creer que TODOS los chemtrails que se vean de ahora en más son BUENOS!

Aterrorizados por la geoingeniería

Fuente: www.ecoportal.net

14-03-09, Por Grupo ETC

El sucio secreto de las propuestas de geoingeniería es que un solo superpoder, un puñado de mañosos o incluso una pequeña coalición de interesados, puede reorganizar el planeta sin la aprobación de nadie. La geoingeniería significa que los países del Norte, serán quienes puedan protegerse a sí mismos, con su dedo en el termostato. Los países del Sur, no tendrán control sobre el termostato y tendrán que defenderse por sí mismos.

Más de 80 organizaciones de la sociedad civil de 20 países enviaron un fuerte mensaje a científicos reunidos en Copenhague, con una declaración conjunta que fue redactada durante el Foro Social Mundial en Belém, Brasil: “El mundo mejor que buscamos no es con geoingeniería.” La declaración se publica al tiempo que un pequeño grupo de científicos de alto perfil se reúnen a discutir ciencias climáticas en Copenhague,[1] con la idea de presionar a los gobiernos a que apoyen y financien experimentos de geoingeniería en el planeta. El Grupo ETC, organización internacional de la sociedad civil con sede en Canadá, publica la declaración, que se enfoca en la fertilización oceánica, una de las más controvertidas tecnologías de geoingeniería. Los grupos que la apoyan afirman que “la fertilización oceánica y otros esquemas de geoingeniería, injustos y de alto riesgo, son una respuesta equivocada al reto que presenta el cambio climático global.”

“En el Foro Social Mundial”, explica Silvia Ribeiro del Grupo ETC en México, “todo mundo estaba preocupado por dos experimentos de fertilización oceánica que estaban a punto de violar la moratoria de facto del Convenio sobre Diversidad Biológica de la ONU. Uno era el vertido de hierro en el Mar de Scotia, experimento de India y Alemania (denominado LOHAFEX) y el otro es una propuesta para arrojar urea en el Mar de Tasmania (encabezado por Ian S.F. Jones, quien participa en el Panel de Geoingeniería en Copenhague este miércoles por la mañana). La iniciativa LOHAFEX fue cuestionada por el Ministro Alemán del Ambiente pero siguió adelante. El barco RV Polarstern, desde donde se realizó el experimento, encallará en Punta Arena, Chile, el 17 de marzo. La declaración contra la geoingeniería estará recibiendo firmas hasta esa fecha.”

“La reunión en Copenhague representa una gran oportunidad para que los geoingenieros se muevan de la periferia de la investigación científica hacia el centro del debate y por lo tanto presionan a los gobiernos para que financien sus experimentos,” añade Diana Bronson de la oficina en Montreal del Grupo ETC. “Los científicos tratan de sonar razonables -continúa Bronson- diciendo que los gobiernos de cualquier manera deben reducir sus emisiones de gases de invernadero y que la geoingeniería debe considerarse como ‘Plan B’. Sin embargo, en Copenhague insistirán en que el clima se encuentra en un extremo y que los gobiernos serían negligentes si no exploran otras soluciones tecnológicas.”

El Grupo ETC, quien encabezó la campaña para una moratoria sobre fertilización oceánica en el Convenio de Diversidad Biológica en mayo pasado, pugna porque la limitada moratoria sobre geoingeniería se expanda para incluir cualquier experimento en la estratosfera, en el océano, así como experimentos en gran escala con “biochar” (carbón vegetal). Hasta hace un par de años, los científicos eran prácticamente unánimes en que tales experimentos son demasiado peligrosos para siquiera considerarlos. Ahora, ante el panorama de glaciares derretidos en Groenlandia y el Ártico, algunos argumentan que los gobiernos no pueden responder lo suficientemente rápido como para prevenir el desastre.

“Estamos de acuerdo en que la crisis del clima ha alcanzado un momento extraordinariamente peligroso”, afirma María José Guazzelli del Centro Ecológico, uno de los grupos que firmaron la declaración en Belém, “pero hemos visto que los gobiernos carecen de la voluntad política para reducir las emisiones, detener la deforestación o promover los cambios necesarios en los modelos de producción y consumo que afectarían los intereses de las corporaciones. ¿Podemos esperar realmente que los gobiernos que por tres décadas no han tenido ni la perspectiva ni las agallas para enfrentar el calentamiento global, colaboren ahora en la reestructuración masiva del planeta?”

“Los geoingenieros en la reunión de Copenhague quieren darnos terapia de choque”, asegura Diana Bronson. “Todo se está derritiendo, nadie hace nada, así que los científicos deben venir a rescatarnos, dicen. Podríamos responderles que acabamos de tener un experimento científico muy interesante: otros científicos presentaron evidencia a los gobiernos del mundo para ver si eran capaces de mantener sus promesas de Kyoto de reducir los gases de invernadero. El experimento demostró que muchos gobiernos reniegan de sus acuerdos internacionales, nunca cumplen sus metas nacionales y abusan de la información científica para engañar a sus ciudadanos. Ahora, esos geoingenieros proponen otro experimento: ver si los mismos gobiernos pueden manejar de manera segura el clima de nuestro planeta. Ya sabemos la respuesta.”

Según Pat Mooney, director ejecutivo del Grupo ETC, el aspecto más aterrorizante de la geoingeniería es que -a diferencia de los acuerdos globales para reducir las emisiones, que requieren de cooperación internacional, los geoingenieros pueden actuar solos. “El sucio secreto de las propuestas de geoingeniería es que un solo superpoder, un puñado de mañosos o incluso una pequeña coalición de interesados, puede reorganizar el planeta sin la aprobación de nadie. La geoingeniería significa que los países del Norte -que ocasionaron el calentamiento global- serán quienes puedan protegerse a sí mismos, con su dedo en el termostato. Los países del Sur -que ya sufren los peores efectos del calentamiento global- no tendrán control sobre el termostato y tendrán que defenderse por sí mismos.

La geoigeniería como “solución rápida” es una ilusión, insiste el grupo ETC. Las propuestas de geoigeniería más importantes que se discuten ahora desviarán el tiempo y el dinero de las soluciones reales, que serían más efectivas y menos peligrosas. No hay un atajo para la reducción de emisiones, la protección de nuestros bosques y tierras y para hacer cambios necesarios en nuestros estilos de vida. Hay una urgente necesidad de conservar y utilizar -de una forma social, económica y ambientalmente sustentable- la diversidad biológica del mundo, de modo que podamos adaptarnos a las cambiantes condiciones climáticas. En vez de enfocar nuestra atención en especulaciones científicas, los gobiernos deben promover una diversidad de estrategias diseñadas para los ecosistemas y culturas locales. “Ya tenemos una crisis de pobreza e injusticia”, concluye Silvia Ribeiro, “Hay que resolver esto, en lugar de apoyar acciones que exacerbarán el abismo entre los ricos y los marginados, causando más daño a la salud del planeta.”www.ecoportal.net

El Grupo ETC organizó una competencia para “geoingenieros autodidactas”. Buscamos propuestas que enfaticen en forma irónica, la naturaleza perversa de la geoingeniería y provoquen discusiones acerca de los intentos para manipular los suelos, los océanos y la atmósfera con el fin de combatir los efectos del cambio climático. Vea las propuestas que hemos recibido en www.pieintheskycontest.org Grupo ETC – www.etcgroup.org – 11 de marzo de 2009